lunes, 13 de marzo de 2017

El Tigre, con autoridad, gana en Yacuiba

El Tigre no tuvo problemas para ganar ayer por la tarde a Petrolero, en el Federico Ibarra (1-0).

Fue un triunfo del que mejor hizo las cosas, del que intentó más en base a buen fútbol y que siempre fue el frente. Si bien la diferencia fue mínima, pero los atigrados, sobre todo en el primer tiempo, tuvieron las mejores opciones para convertir, al menos dos, una de Rodrigo Ramallo y otra de Fabricio Pedrozo. Petrolero, el local, no pudo encontrar la fórmula para llegar al arco contrario, extrañó en demasía a Jeison Quiñones y Enzo Maidana, quizá por eso su ofensiva tuvo problemas para llegar con real peligro.

El primer tiempo lo dominó el tigre, que copó muy bien el campo de juego, y atacó en por los menos tres oportunidades, de los cuales anotó uno, de gran manera mediante Soliz, una joyita del tarijeño. Mientras, en esa etapa, Petrolero no pudo llegar con una clara opción de gol, sus remates fueron esporádicos y desviados, no hubo peligro para la portería que controló José Peñarrieta. De entrada, el Tigre buscó el arco contrario, no obstante la mayoría de los titulares se quedaron en La Paz alistando el encuentro copero ante Santos, el próximo jueves en Brasil. Pero, vía Pedrozo, Ramallo, Vargas y el propio Soliz, el Tigre fue superior al cuadro yacuibeño.

Es así, que sobre los 19 minutos, no extrañó que se marque la apertura del marcador, Checa se proyectó por la izquierda, cedió el pase a Ramallo, éste envió el balón para Soliz, que solo y con remate sutil de zurda y con calidad, marcó el primer tanto del encuentro. The Strongest no bajó los brazos tras el tanto, mientras Petrolero intentaba rearmarse, prosiguió con la misma presión y buscó el segundo.

Ramallo y Pedrozo se perdieron al menos dos opciones de gol, pero no fueron certeros ni eficaces para darle dirección a sus remates. Este primer tiempo terminó con supremacía de los atigrados, mientras Petrolero intentaba pero no podía llegar al arco contrario.

Si el primer tiempo tuvo más de un contorno emotivo, el segundo bajaron los decibeles, quizá porque el tigre intentó controlar un poco más, esperar que se anime el local para rematarlo de contragolpe. Petrolero, con pocas luces, solo el ímpetu de Diego Alvarez y Luis Hurtado, pero sin la convicción de anotar el empate. En el Tigre, el ingreso del joven jugador Henry Vaca le dio más fuerza, se nota que el jugador es veloz y tiene claridad conceptual.

A los 70, Vaca guapeó y peleó el balón hasta llegar solo ante Brun que salió a achicar, éste se precipitó y remató, cuando podía intentar superar al golero local. Fue la opción más clara de gol que desperdició el Tigre, fruto de uno de sus mejores jugadores en la etapa final. Entre él y Pedrozo buscaron las mejores opciones.

El tiempo fue pasando y no hubo ningún gol más, ganó el Tigre, asciende en la tabla de posiciones y está al acecho del líder, Guabirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada